16 de abril de 2012

Regresar y robarle el corazón sería preferente a haberlo dejado lesionado y sin cura. Tuvo en su poder todo el amor que ella le brindó y se lo llevó, junto con el, su felicidad.
Los recuerdos de su sonrisa son remotos y se volvió una mueca irrelevante que sus músculos olvidaron.
Hay cosas que la mantienen fuerte y otras que son suficientes para destrozarla, al punto de pensar que nada vale la pena. Si tan solo hubiera algo que la calme y fuese su dosis ilesa para cada momento de locura infinita. Si tan solo pudiera mantenerse estable y que todo lo que le afecta realmente pudiera fingir que ni la despeina. Si todo aquello que en el momento esta tan mal la puede hacer entender que va a endurecer su capa de protección y va a atenerse a seguir confiando tanto en la vida.
Cuando el deterioro es casi total y no hay siquiera intencion de buscar algo que valga la pena porque las esperanzas se escaparon por la herida que abrió el dolor. No plasmes tu deseo por el fin de tu vida en algo que torne todo peor, tan sólo dejalo drenar hasta olvidar.