23 de diciembre de 2011

Suelen recordarle que se merece la vida y mucho más, pero disfrutarla y sentirla cada vez le queda en segundo plano. Periódicamente va perdiendo maravillas de momentos y no siente la culpa de descuidarse, lo que se le torna un habito. 
Y se vuelve todo un incompleto rompecabezas donde su ausencia representa las piezas faltantes, uno que sólo ella puede reconstruir volviendo a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario