15 de junio de 2011

Para no recordar -porque él ya no se encuentra a su lado-, busca su cielo, busca su tiempo. Libera las malas energía y abandona la fuerza, ya no lucha. No es por ofenderla, pero mujer que no valoró lo que encontró, lo perdió, y éste es su caso. Una linea en su mente, los buenos acontecimientos de un lado y los malos del otro. Realza su paz, genera frescura, es momento de calmar resentimientos, es momento de lucir armonía. Desata la melodía y presenta un equilibrio. Una nivelacion de su cuerpo, amigo de su alma. Juntos realzan su seguridad, es el momento que todo se puede blanquear.
Firme, con la decición de hacerce valer como mujer y con una eficacia envidiable, ella camina hacia alguna parte, buscando su enterrada felicidad.