29 de abril de 2011

Es inexplicable cómo la tranquilidad se plasma en mí cuando me relajo en tus ojos.
No puedo pensar que hay algo malo que exista y que me pueda afectar, tampoco puedo imaginar en ese momento sentirme insegura de nosotros creando echos en mi cabeza que son, enrealidad, absurdos.
Puedo apelar a la teoría del bigbang analizandola mil veces pero nunca me va a parecer un echo fatal como pensar; Qué sería de mí lidiando con el echo de no tenerte. No lo soportaría porque estoy aferrada a la idea de tenerte hoy para mí y mañana... No lo se.

No hay comentarios:

Publicar un comentario