15 de marzo de 2011

En una simple llamada -Desconocido-, una inesperada voz le quebró el corazón dándole la cruel afirmación de la infidelidad.
"Lo hemos visto brindando halagos como todo un galán a aquella mujer, la victima de su deshonro. A la que le brotaron sonrisas las cuales no le cobró, y a la que desnudó con su traviesa mirada. Muy ingenua se dejó llevar y una mezcla de palabras fueron suficientes para que él, afortunadamente, pueda llevarla a la cama. Mentiría si le pudiera afirmar que fue una noche de lujuria -a lo que con un suspiro, se logró tranquilizar- pero si puedo contarle que fue una tarde de seducción con una convivencia memorable. 
Tuve la posibilidad de fotografiar la situación pero me reservaré a mostrárselas ya que no es mi plan que un corazón roto deje de latir, le dejo este mensaje y espero no lastimarla más de lo asegurado hasta ahora, no contestaré a ningún tipo de preguntas, se que estuve mal y me arrepiento. 
Mi amor, no hay arrepentimiento más agonizante que el que estoy padeciendo. Sufro más que vos al recordar que nada me importo cuando estuve con ella. Siento que la linea de mi vida va a llegar a su fin al asumir tu odio y rechazo a toda mi persona. Tomé la sana decicion de satisfacerte con paz y libertad, sin vivir sometida a un amor cruel como el mío, y que todavía no logro reconocer. Sos todo en mi vida y seras mi mayor orgullo en los recuerdos, los que no voy a olvidar -en verdad, no nos voy a olvidar-. Extrañaré con certeza saber que eras mía, que te tenía toda para mí y que nunca me ibas a dejar por nada, pero algo en mí te falló, algo en mi me traicionó, y por el momento no puedo convivir con vos y la culpa de haberte decepcionado. Continúa cada uno de los objetivos que proyectamos como pareja, yo se que sos fuerte y que vas a poder continuar si mí, porque en vos veía la particular valentía que no es común encontrar en los ojos de toda mujer. Espero que entiendas, no te estoy abandonando, pero no puedo tolerar haber echo algo que aún no comprendo el motivo ni el por qué. Fue un recreo que me tomé, sin conciencia. Un recreo que nunca tendría que haber sucedido, pero lo hice y me muero día a día al entender como logré conseguir que la tristeza de la soledad se adueñe de tus días. No lo aguanto.
No podría dejar de amarte pero tampoco podría convivir junto a vos, fingiendo que nada pasó, mirándote a los ojos y comprendiendo el mal que te hice. Mi corazón te pertenecerá eternamente y mi memoria refrescará nuestros recuerdos todos los días. Mi vida, entiende, no lo hago por mí. No tengo la intención de vivir sin ti, porque se que no encontraría el sentido del amor en otras mujeres, pero supe aprender que mi bienestar no es el que importa, sino el tuyo. Vive feliz, con alguien que te ame -yo, aún lo hago- y que nunca pase por su mente tomarse ningún recreo dañino.Sos más de lo que podría llegar a describirte y no me arrepiento de haberte elegido. Cada vez que me necesites, recuerda el mal que te hice, ódiame y no sufras por mi ausencia, no merezco ni una insignificante lagrima en tus dulces mejillas."
El tono del contestador, logró marcar el fin de su feliz compañía, el fin de su amor y finalmente el fin de su vida.





2 comentarios:

  1. Hola, que triste la historia, pero me gusta, esta muy bien contada y me parece muy original.

    Gracias por lo que decís en mi blogg, te mando un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nos gusta tu blog!
    Te seguimos :)
    Te dejamos el nuestro por si le quieres echar un vistazo : http://www.ourcasualfriday.blogspot.com/

    ResponderEliminar