29 de enero de 2011

Dear Diary
El cielo se lo llevó, me lo robó y me dejo con nada. Lo perdí y es imposible no recordarlo, algunos entienden esto como masoquismo y otros comprenden que no hay compañía tan grande como la de mi soledad.
Y ahora entiendo todo lo que valía Él para mí y sé que esto hace un tiempo atrás era inimaginable en mi rutina. 
No existe la alternativa de no poder recordarlo y romper a llorar entonces es cuando se vuelve todo blanco y negro y quedo yo sin comprender el temblor de mis piernas e intentando resolver tantas preguntas, el miedo me inunda en todos los sentidos pero se que Él me acompaña en mis pensamientos y me llena el alma porque siento que está conmigo y que perdurará para siempre en mi memoria, pero entonces auto-analizo mis propios consuelos y se me ocurre pensar si podría llegar a perderlo también en mis recuerdos y temo que el tiempo gane contra mis aspiraciones ¿Y si a falta de su presencia, algun dia ya no pueda recordar su olor? ¿Si comienzo a olvidar cada sensación que provocaba en mí? ¿Y que hay de las risas que me robó y las lagrimas que logró secarme?¿Cuando escuche su nombre, donde estará mi cosquilleo? ¿La adrenalina, los nervios? ¿Podrá todo conservarse en mi mente y en mi corazón o ya no?¿O el tiempo me cantará jaque mate y podrá borrarme todo con un solo movimiento?
Temo algún día, tener que preguntarme que es de Él, cuando en verdad yo era la que mas lo sabía, o no poder recordar lo bien que me hacia sólo el echo de que estuviera al lado mío haciendo nada.
Mi memoria me tiene amenazada y no podría soportar que me traicione y empiece a borrar lo mas importante en mi vida.  
Me inquieta imaginar ya no poder recordarlo como lo hago hoy. 
Mis recuerdos son frescos pero no hay peor miedo que el olvido.

1 comentario: