20 de noviembre de 2010

No puedo dejar que me hieran sin razón
ni tampoco voy a darles el gusto de recriminarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario