15 de noviembre de 2010

Ignoré cada idea que pasaba por mi cabeza creyéndolas absurdas, sintiéndome culpable y cruel por creer ciertas cosas que para mí, nunca iban a ser así, porque no podía verlo posible y de solo imaginarlo, me angustiaba sentirme traicionada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario