27 de octubre de 2010

Nunca me dejó, me dio esperanzas y supe que era alguien en quien tenía que creer hasta el final, hasta mi ultimo respiro y mi ultimo latido. No podía ver que siempre hizo lo posible para mantenerme de pie, y evitar que me callera y cuando así fué, me ofreció su mano para levantarme y siguió poniendo lo mejor para que no me volviera a caer. 
Me daba la libertad de cerrar los ojos y soñar con las mejores maravillas hasta que lo presentía, sabía que se venía, mis errores o los de los demás cualquiera que pudiera afectarme, ella ahí estaría para despertarme de cualquier pesadilla.
Me enseñó como vivir y a disfrutar la vida, como soñar evitando ilusionarme en vano. Hasta que me dejó volar con libertad y ciertos limites, eran mas las libertades pero por momentos, los limites eran los que yo mas quería. Pero aún así mis alas no se mantienen en vuelo si no estuviera ella, porque nunca va a dejar de enseñarme y yo nunca voy a dejar de aprender. Uno diría "el alumno siempre supera al profesor" pero yo en este caso tengo que aclarar que es facil de decir y una meta dificil de alcanzar porque sé que siempre va a tener algo nuevo que enseñarme y todo lo que venga de ella me va a sorprender, no voy a intentar superarla pero  me queda un duro aprendizaje y siempre va a ser mi modelo a seguir, la voy a querer impresionar, le voy a querer cumplir, voy a darle todo de mí como ella lo hizo por mí, nunca la voy a dejar y no voy a permitir que ella me deje.
Teamomá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario