9 de septiembre de 2010

"Un banco, sentada entre tanta gente con una única compañía: mi fracaso. No olvido el cartel de salida al que te dirijiste con tanta ira y con un silencio que no me dió lugar a dar explicaciones absurdas. Despues de incontables litros de alcohol se acercó, tan galán, un hombre dispuesto a hacer lo que sea para terminar entre mis sabanas, me tomé la molestia de negarle absolutamente todo (mi fracaso no podía engordar) y se atrevió a acercar un cigarillo a mi boca y ofrecerme con toda cordialidad un poco de su humo, no gracias, mi depreción tenía sus límites suicidas.
Desperdicié ilusiones y las escupí junto con los vasos de vodka, con tus motivos me abandonaste y con los miós te pido, amor, no vuelvas a fracasar lo nuestro fue una perdida de tiempo..."


Nuestro cuento perfecto, nuestra historia de dos.
Unidos por el destino, unidos por un sentimiento, dos corazones unidos que latían al mismo tiempo y por el otro.

1 de septiembre de 2010

¡QUIERO CORRER POR AHÍ MIENTRAS TREPO UN COMETA!


Soy el reloj de mi vida con capacidad de controlar mis tiempos como yo lo demande. Cada una de mis acciones dependen de mis agujas. Me acelero, me tranquilizo, iré lento, iré despacio, pero nunca freno...



STOP