11 de agosto de 2010

SINIESTRO


Cada corazón tiene su llave, y cada llave tiene su dueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario