10 de enero de 2010

Sola descansaba cuando su consiencia le reclamó 
"no cambias más" y ahí  le cambió la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario