17 de abril de 2009

With love... your sister.




En esta maldita situacion, que me ayudó a abrir los ojos, me di cuenta que un hermano un regalo re importante y el es mí regalo, que es parte de mí y que nada sería de mi vida, si me lo sacan. Quizás son algo que no se valoran, quizás tiene que pasar algo para darte cuenta de cómo son las cosas, quizás pensas que son sólo para peliar y existen veces que querés que desaparescan, lo decís por bronca, porque molestan y aveces te traen muchos problemas, pero nunca te preguntas que pasaría si desaparecen, si no hubieran nacido, si no hubieran sido parte de tu vida.


Viviría el resto de mi adolecencia y adultez sin esa persona que me acompañó en toda mi infancia, esa persona a la que ví crecer y le enseñé tantas cosas, que compartimos hasta la sangre y los pensamientos, que sólo con mirarnos o ni siquiera con eso, ya sabemos las travesuras que quiere hacer el otro. Lo cuido, lo ayudo, le enseño, lo molesto, peleamos, discutimos, lloramos juntos, reimos juntos, nos avergonzamos uno del otro, nos ridiculisamos. Somos felices hasta cuando pasamos el peor de los momentos, pero no porque disfrutamos de la desgracia, sino porque estamos juntos y estamos orgullosos de la verguenza agena que damos cuando la gente nos ve.


Hermano, recuperate te amo mucho, y pasé el peor de los momentos cuando me enteré de lo que te pasó, me hiciste falta y esa sensacion horrible no la voy a sentir nunca, tal vez peor o tal ves menos, pero va a ser diferente, diferente hasta de la persona mas importante que es mamá, hasta por ella va a ser diferente, por ahí me siento peor, pero vos me complementas y sin vos es tridimencional el vacío que hay.


Damián te amo mucho, Camila.



No hay comentarios:

Publicar un comentario